Por Tito Olivo
Economista y Político

He podido leer algunas informaciones en la prensa escrita, donde aparecen ciertos profesionales de la economía que, dicen que la problemática por la que pasa la economía dominicana es puramente de fiscalidad. Para mí, eso no es una verdad Absoluta, debido a que entiendo que existen otras dificultades que acogotan nuestra economía, y que constituyen en si una problemática.

Sé muy bien de la existencia de ese problema que, históricamente hemos vivido; debido a que, nuestra economía ha estado signada por grandes evasiones y elusiones, pero entiendo que eso no es todo. Coexisten conjuntamente con este problema, otros gravísimos, como son: la falta de competitividad empresarial, la mala distribución de los ingresos y la transparencia institucional, para solamente mencionar tres casos.

La falta de competitividad en las empresas en nuestro país, es un problema agudo que viene desde lejos, y se debe entre otras cosas porque dependen de un servicio energético, caro, monopólico e ineficiente.

Cuando hablamos de la problemática energética, no solamente nos referimos al problema eléctrico, sino que también nos referimos al del transporte que es muy grave. El factor energético en sus dos vertientes, les resta competitividad a las empresas nacionales.

Todos sabemos que, la electricidad servida es mala y cara, lo que hace que el empresario tenga que tener una planta de emergencia que, en muchos de los casos no es de emergencia, sino es la que cubre la demanda eléctrica de la empresa y la que pasa a ser de emergencia es la electricidad servidas por las EDEs.

Así como la electricidad es mala y cara, también las transportaciones de las diferentes mercancías, es un servicio muy malo y caro; monopolizado por un grupo de vivos que, se imponen bajo sangre y fuego, donde ningún gobierno lo ha podido controlar.

La problemática energética en sus dos perspectivas, les resta competitividad a las empresas, muy principalmente a nuestras industrias, lo que no les permiten poder competir con sus pares Centroamericanos y les impides poder incrementar sus exportaciones hacia los Estados Unidos, por lo tanto el DRCAFTA es una figura prácticamente ineficaz para la economía nacional.

Esta situación energética, hace que el sector productivo nacional para tener algún nivel de competitividad, dependa de una mano de obra poco calificada, con niveles salariales muy bajos, lo que contribuye a profundizar nuestra desigualdad social.

La corrupción administrativa, es un problema que tanto afecta en forma negativa al el estado, como al sector privado y al pueblo general. Al estado lo afecta porque debido a este flagelo, se evaden impuestos y se les abultan las compras y las obras que, el estado debe de hacer.

Las empresas se perjudican, debido a que deben de pagar soborno a los burócratas para poder operar, actuando esto como un impuesto que le resta competitividad con otras similares dentro de su área que no hacen este pago; y el pueblo porque recursos que deben de tomarse para resolverles sus problemas, son apropiados por funcionarios para enriquecerse.

Por lo tanto, si queremos resolver los grabes problemas de nuestra economía, debemos de iniciar arreglando el problema de la transparencia administrativa, porque aunque usted no lo crea el problema de la corrupción en el estado, incide negativamente en todos los demás.

Anuncios