Por Tito Olivo
Economista y Político

La corrupción administrativa, es un mal que viene de lejos en nuestra nación, es verdad que no ha sido potestad solamente del PLD, sino de la gran mayoría de los partidos que han ejercido el poder, pero con el PLD, ha tendido a profundizarse muchos más, perjudicando grandemente al país, muy especialmente, a los que menos tienen.

Es lamentable que, el PLD haya profundizados los niveles de corrupción en nuestra nación, cuando ese partido fue fundado en 1973, por el Profesor Juan Bosch, entre otras cosas para combatir ese flagelo. Recuerdo cuando el Profesor Bosch, hablaba de lo dañino que era la corrupción, y de como afectaba a la población.

El Profesor Bosch explicaba que, esos recursos que se le robaba al estado, era un robo al mismo pueblo, porque se dejan de hacer inversiones en las áreas de: salud, infraestructuras viales, y educación que, sirven para mejorar la calidad de vida del ciudadano.

Lamentablemente, ese partido, ha incurrido en este crimen, para uno darse cuenta de esto, no hay que ir muy lejos; basta solamente con uno sintonizar las radios, la televisión, o sencillamente leer un periódico de circulación nacional, o entrar a las redes sociales por internet, y ahí enterarse de infinidades actos de corrupción que se llevan a cabo desde el estado que, quedan impune sin primar ninguna sanción.

Hoy, es un tema obligado el de ODEBRECHT muy especialmente, las plantas de generación de Punta Catalina, donde todo indica que, además de ser un proyecto contaminante; cuando lo finalicen, será el proyecto más corrupto que, se haya realizado en el país; también se habla con profusión, del caso de Diandino Peña que, parece que le dio el mal san Víctor, cuando Alicia Ortega lo entrevistaba, y sacó a relucir la cantidad de empresas que tenías, sin ponerlas en su declaración jurada de bienes, lo que constituye una violación flagrante a las leyes.

Pero lo que me crea desasosiego en este momento, no es solamente esos actos de corrupción que, son muy graves y como tal deben de ser desenmascarados y sometidos a la justicia, y los bienes de quienes han cometidos esas indelicadezas, confiscados y devuelto al estado, para que sean bien invertidos que, tanta falta está haciendo.

Me inquieta, el nerviosismo que viene demostrando Carlos Amarante Baret, ex ministro de educación y de quien se sospecha que ha cometido graves actos de corrupción en alquileres y construcciones de escuelas. Por lo tanto, es una necesidad, el saber, como se han invertidos los recursos del 4% de educación.

Lo digo porque, los años del 2011 y 2012, fueron de luchas intensas en el país para lograr el 4% para educación, esa lucha obligo a los candidatos que participarían en la contienda electoral del 2012, a firmar un acuerdo que, indicaba que, de ganar las elecciones, incrementarían la inversión pública en educación a un 4%.

Por lo tanto, hoy que se ha logrado esa gran conquista social, no es para que una persona haya hecho mal usos de esos fondos, y este tan campante como el anuncio del whisky aquel, y lo digo también debido a la actitud agresiva que él ha mostrado, dando a entender que hasta los teléfonos de los líderes de la marcha verde y de la oposición han sido intervenidos.

El caso de educación es bien profundo, en días pasados en Moca, de donde es oriundo Carlos Amarante Baret, fue hecho preso con una acusación falsa, uno de los dirigentes sociales que impulsan a la Marcha Verde, por la transparencia y en contra de la corrupción administrativa, y quien lo señala a él, de estar detrás de esa detención, y de ese acto salvaje, propio de la dictaduras.

Juan Comprés, mejor conocido como Guanchy, dice que él fue hecho preso, debido a las denuncias que venía realizando, de los actos de corrupción llevada a cabo según él, por Carlos Amarante Baret y su entorno en el ministerio de educación; donde usaron miembros de la policía nacional para ponerle droga, y demeritarlo ante la población, para así poderlo meter preso sin tiempo. Pero gracias a la tecnología, esa chicana fue desmontada.

Algunos informes que he recibido, indican que, Carlos Amarante Baret dejo el ministerio con un fuerte déficit económico; al grado tal que él actual ministro, les dijo a los profesores que, el aumento salarial que ellos reclamaban no podía ser de la magnitud que exigían, debido a la situación ante planteada.

Según se dice, los grandes recursos obtenidos, por los altos niveles de corrupción en educación fueron usados entre otras cosas, para impulsar la candidatura de Danilo Medina, a la presidencia, y del hijo de Carlos Amarante Baret como diputado.

Ante esta situación, tan bochornosa, los dirigentes, de la Marcha Verde, deben de impulsar, en las diferentes comunidades la realización de auditorías forenses y populares, para determinar el grado de sobre valuación que la construcciones de las escuelas tienen.

Anuncios