Por Tito Olivo

Donald Trump seguirá concitando criticas desde diferentes ángulos, no solamente por las medidas tomadas en contra de México y los 7 países musulmanes, así como las repatriaciones masivas, y la ruptura con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, también conocido por siglas en inglés como TPP, entre otros; sino también por medidas como la que acaba de tomar que, permiten la desregulación financiera.

En esté articulo, voy a tocar uno de los temas más engorroso de las medidas tomadas por Trump, y que va a llevar inexorablemente tarde o temprano a una crisis global; me refiero a la  desregulación financiara que, tiene su inicio, al eliminar de un plumazo la ley llamada Reforma financiera Dodd-Frank. Pero antes de entrar de lleno al tema que nos concita, para una mejor edificación, y así las personas que nos leen, puedan entender lo que nos vienes encima, voy hacer una breve reseña histórica de las diferentes crisis y las causas que la generaron, hasta llegar al procedimiento desregulatorio de Trump.

La primera gran crisis especulativa que se tiene conocimiento en la historia de la humanidad, es la de los Tulipanes que, se lleva a cabo en 1634 en Holanda. Esta flor había sido traída a Holanda desde Turquía a principios del siglo XVI, por Ogier Ghislaine de Busbecq, embajador de Holanda en Turquía.

Como el Tulipán desde su cultivo hasta la floración dura  7 años, y los capitalistas con sed de dinero fácil y rápido, no querían esperar ese tiempo para hacer negocios, descubrieron la venta a futuro de la producción de Tulipanes, dejando este de ser un negocio de temporada para venderse el año entero.

La paranoia llegó en 1637 con el establecimiento de un mercado de futuros, bautizado con un profético nombre: Windhandel (el negocio del viento). El 3 de febrero 1637 se desató la venta desaforada y el consiguiente descenso de los precios. Millones de holandeses se arruinaron y el país necesitó décadas para superar la crisis. Un objeto de deseo, una subida descontrolada de precios, especuladores, mercado de futuros, créditos irracionales. La tulipomanía presentó a la Historia los que serían ingredientes básicos de las crisis financieras.

Después de la crisis de los tulipanes en Holanda, se presentaron otras crisis especulativas como fueron: la crisis europea del siglo XVIII, la Burbuja del Ferrocarril en 1857, hasta llegar en 1929 “Al primer crack que hizo temblar al mundo”.

En cada una de estas crisis se encontraba el germen especulativo,  por ejemplo la del Ferrocarril que, se conoce como la primera gran crisis financiera a nivel global, el mundo se postraba ante los encantos de la “máquina de vapor”. Todos querían que el tren llegara a su ciudad y participaban en las cientos de empresas que lo hacían posible. Ya en 1836 se hablaba de la railwaymania, término inglés acuñado para describir la pasión mundial por las acciones de compañías ferroviarias.

Hubo quienes llegaron a multiplicar sus inversiones por quinientos, pero ni todos los proyectos eran tan rentables, ni todas las acciones tan reales. Los rumores sobre contabilidades amañadas y estafadores sin escrúpulos que vendían acciones fantasmas surcaron la City londinense. desencadenando está crisis.

Antes de entrar a exponer como se da la crisis del 1929, voy explicar brevemente de como surgió la Reserva Federal, por la implicación que tiene está, en el desencadenamiento de esa crisis. La Reserva Federal fue creada en 1913, pero fue planeada en secreto, en 1910, en una reunión en Jekyll Island, Georgia, por un grupo de banqueros y políticos influyentes, esto se hizo con el propósito de transferir el poder de crear dinero que tenía el gobierno de los Estados Unidos a los banqueros y grupos privados.

Con esta maniobra el sector financiero norteamericano, pudo controlar la economía de ese país y del mundo, esto se hizo a espalda de lo que había advertido George Washington muchos años atrás, cuando dijo que jamás se entregara el control del currency que, es la emisión de moneda por un banco central o el gobierno, a manos privadas.

Pero esto fue lo que exactamente paso en 1913, con la fundación de la Reserva Federal, se puso la producción de dinero en manos del sector privado, funcionando de la manera siguiente: los impuestos pagados por los ciudadanos norteamericanos van a manos de la reserva federal y ella se lo presta al gobierno norteamericano y al mundo cobrándole un impuesto, donde por cada dólar que la reserva federal recibe, presta diez., es importante señalar que por coincidencia de la vida al año siguiente en 1914 empieza la primera guerra mundial.

La creación de dinero bancario aupado por la Reserva Federal, unido esto a la especulación en la bolsas, llevada por hombres ambiciosos que, levantaban imperios empresariales de la nada les abren las puertas a la gran crisis.

Eran los felices años 20 en Estados Unidos. Comprar y vender en la Bolsa era mucho más lucrativo que cualquier otra actividad económica. Cuando una empresa como Anaconda Cooper, productora de cobre, podía ganar 20 millones de dólares en el mismo mes en que la cotización de ese metal caía un 25%. Pero, claro, ese país de 120 millones de habitantes tenía dos millones de especuladores.”Lo asombroso de la especulación de 1929 no era la participación masiva, sino el modo en que resultaba central para la cultura”, ha escrito el economista J. K. Galbraith.

Pero todo este sistema especulativo, crea las bases para que, el jueves 24 de octubre estallara la gran crisis. Ese día, 13 millones de títulos salieron a la venta sin que nadie estuviera dispuesto a comprarlos. La Bolsa de Nueva York cayó en picado y con ella las ilusiones de los norteamericanos.

En sólo un mes, el mercado perdió 30.000 millones de dólares. La novela titulada Él Gran Gatsby, reprodujo la desgraciada estampa de hombres de negocios desesperados saltando desde los pisos más altos de los rascacielos neoyorquinos, ilusos inversores que lo habían vendido todo y que en un sólo día se vieron condenados a la más absoluta de las miserias. La depresión de la economía norteamericana se contagió rápidamente a Europa. Los créditos que ayudaban al Viejo Continente a superar la crisis de la Primera Guerra Mundial se suspendieron, la inflación y el desempleo también se adueñaron de los países europeos. Fue la Gran Depresión. “La crisis terminó el 1 de septiembre de 1939, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial”.

Para hacerle frente a esa gran crisis, y frenar la especulación, se tomaron una series de medidas entre las que se encuentra la ley Glass Steagall. Esta ley que fue promulgada en el año de 1933, bajo el gobierno de Franklin D. Roosevelt que, prácticamente prohibía a los banqueros entrar en la especulación bursátil. Y consistía en:

1-Total separación de la actividad bancaria de la bursátil.

2- Creación de un sistema bancario conformado por bancos nacionales (por ejemplo, Citibank), bancos estatales (por ejemplo Texas Commerce Bank) y bancos locales (por ejemplo Laredo International Bank). Para evitar la competencia desleal entre entidades, se aplicó la Ley anti-monopolio (Sherman Act) de Teodor Roosevelt que permitía sólo un 18 por ciento de control por parte una institución financiera nacional, estatal o local.

3- Veto en los bancos para evitar que participen en el manejo de los fondos de pensiones.

4- Veto a los banqueros para evitar que entren en consejos de administración de empresas industriales, comerciales y de servicios.

5- Prohibición a los bancos de suscribir acciones conjuntas con otras empresas y participar directamente del mercado bursátil. Con los años se “suavizó” este punto para facultar en los bancos conseguir beneficios bursátiles limitados (máximo 18% de sus fondos).

6- Creación de una comisión de vigilancia autónoma, la Securities and Exchange Commission, que fue autorizada a aplicar sanciones en los bancos y casas de bolsa que se unieran para especular con los recursos públicos. Su primer director fue Joseph Kennedy (padre de JFK). Y fue famosa su persecución contra Prescott Bush (abuelo del expresidente George W. Bush), por haber establecido negocios con el Tercer Reich de Adolf Hitler.

7- También se creó la FDIC (Federal Insurance Deposit Corporation), un órgano autónomo e independiente que vigilaba el “comportamiento” de los depósitos públicos en los bancos. Básicamente, servía para que nadie los tocara, excepto la Administración.

Con la eliminación de la ley Glass Steagall se les abrió la compuerta a los banqueros para que entraran en el carril especulativo en la bolsa de valores. Es a partir del año de 1985 bajo la presidencia de Ronald Reagan que, la ley Glass Steagall recibe un fuerte golpe y finalmente, fue eliminada en 1999 por el gobierno de Bill Clinton, siendo secretario del tesoro, Robert Rubin, quien  fuera asesor del expresidente Obama.

Con el proceso de desregulación en el sector financiero que se dio en la economía norteamericana, con la eliminación de la ley Glass Steagall, abrió la compuerta para que empresas como WorldCom, Parmalat y Enron, falsificaran sus estados financieros para aparentar beneficios que no obtuvieron y estafar así a los accionistas.

Joseph E. Stiglitz, premio nobel de la economía 2001, en su obra los felices noventas, hace una radiografía de lo que hizo Enron para obtener grandes beneficios, dice Stiglitz que esta empresa arrastro en su caída a una de las empresas auditora más respetable como Arthur Anderson, y bancos como J.P. Morgan Chase, CITIBANK y Merrill Linch.

Sin duda alguna la crisis económica que estalla en el 2008, se da debido a la desregulación financiera. Esta crisis, es conocida como crisis subprime,  debido a que detona en el sector inmobiliario, y se conoce así, por los créditos subprime que, son una modalidad financiera norteamericana que, se usa básicamente en el sector hipotecario siendo estos créditos de muy altos riesgos.

Una gran cantidad de estos créditos, fueron negociados de la banca hipotecaria a la banca comercial y a la banca de inversiones, situación que trajo como consecuencia que, cuando la burbuja inmobiliaria estallo arrastro estos bancos, no sólo en territorio norteamericano sino en todo el mundo.

 Las recesiones económicas que tienen origen  en una crisis financiera, son mucho más dañinas y duraderas que las que provienen de otros ámbitos, principalmente que, aquellas estudiadas por Marx en su obra cumbre El Capital, donde decías que las crisis se producían por la elevación de la composición orgánica del capital que, se da cuando el capitalista en busca de mayor beneficios eleva el nivel tecnológico, desplazando mano de obra y reduciendo la demanda efectiva.

Debido a la interconexión existente del sector financiero global, cuando ocurre un evento de esta naturaleza, por lo regular se expande por gran parte del mundo, esto fue lo que pasó con la crisis del 2008 que se inicia en Estados Unidos, y en el 2009, afectaba a mercados desarrollados y, en breve, iba a dañar a los emergentes (Rusia, Brasil, Turquía, Brasil, entonces boyantes, entrarían más tarde en recesión), ante esta situación se decidió tomar la iniciativa y combatir la crisis en dos frentes: el nacional y el internacional.

En el plano internacional surgió Basilea III, que aumentó las ratios de capital de los bancos y les impuso más controles, como los famosos test de estrés. El objetivo era crear una nueva arquitectura financiera mundial que evitara otra recesión como la de 2007-2009.

“La regla Volcker consiste en limtar el tamaño de los bancos y restringir sus actividades de riesgo”

En el ámbito nacional, Obama encargó a los legisladores Dodd y Frank que elaboraran una ley –con la ayuda de los asesores Larry Summers, exsecretario del Tesoro con Clinton y Paul Volcker, expresidente de la FED– específicamente orientada a regular el sistema financiero norteamericano, origen de la crisis.

De ahí, surge la ley llamada Reforma financiera Dodd-Frank y aprobada por el Congreso en julio de 2010, donde aumenta los requerimientos de capital de los bancos, vuelve al espíritu de la Ley Glass-Steagall (1933, en plena Gran Depresión) que, separaba la banca comercial de la banca de inversión y que fue abolida en 1999 y, sobre todo, instituye la Regla Volcker, es decir, la propuesta de ley de reforma del sistema bancario que lanzó el gobierno de Obama en 2010.

No era lo ideal para combatir la especulación financiera, pero creaba cierto orden en área, existiendo un consenso de que derogar esta ley no ha sido la mejor opción, porque abre las posibilidades de iniciar nuevamente un proceso especulativo sin ningún tipo de control que, permita a las empresas hacer aquellas diabluras que hicieron cuando la crisis del ferrocarril, y en la crisis del 2008.

Lo importante sería saber, él porque Trump que, fue duro en campaña con el sector financiero, diciéndole de todo, se aboco a eliminar esa ley, pero además, sería bueno saber, él porque también ha integrado a la cúpula de Goldman Sachs al gobierno. Para tener una pista del porque de todo esto, vamos a referirnos a un párrafo del articulo titulado ”Trump, desregulación financiera y tormenta perfecta” de periodista Jorge Díaz Cardiel, publicado en el periódico 5 días de España.

Este periodista dice lo siguiente:  Trump que basó parte de su campaña electoral en demonizar a los bancos de Wall Street, cuyos líderes ocupan ahora puestos en su administración, dijo que “por culpa de esa ley, amigos míos no pueden pedir créditos, debido al exceso de regulaciones”. A Trump le traicionó el subconsciente, porque firmemente creo que, realmente, estaba hablando de sí mismo: tras cinco bancarrotas y seis suspensiones de pagos, a Trump, en Wall Street, no querían verle ni en pintura, porque siempre iba a pedirles dinero… ¡para rescatarle de la ruina! que, es precisamente lo que la ley Dodd-Frank (ahora derogada) pretendía evitar. Claro  muchos de los cargos de la Administración Trump, los ocupan directivos de Goldman Sachs. Por algo será.

Todo ha quedado claro, la desregulación impulsada Trump es una bomba de tiempo que, en cualquier momento estallará, y cuando explote esta será la crisis más grande que ha pasado por la humanidad, porque se conjugará con otras crisis como son: La alta tasa de desempleo, producida por la crisis del 2008 y por el desarrollo tecnológico con el uso de la robótica, alto niveles de endeudamiento publico y privado, lo cual le resta maniobrabilidad al estado para actuar, y por último una crisis social que viene desde lejos, pero en la actualidad en gran medida está siendo aupada por Trump. En pocas palabras viene una crisis totalizante.

Anuncios