Preparado Por:

Tito Olivo, economista

Pasan los años, pasan los gobiernos y continúan los apagones, los que nos indica que el problema energético dominicano sigue como si nada, lo único que permanece y crece es la corrupción que se ha desarrollado en este sector que, tanto en el área eléctrica como en el de transporte, se ha desarrollado sin ninguna planificación.

Cuando hablamos del sector energético dominicano, englobamos tanto el eléctrico como el transporte que, además de compartir en gran medidas el uso de combustibles fósiles, comparten también los altos niveles de corrupción, baja planificación y multitud de instituciones para dirigirlas.

Como ya hemos dicho anteriormente, la matriz energética dominicana, es mayoritariamente de energía sucia, debido a que, en más de 85% depende para su generación eléctrica de combustibles fósiles y en alrededor de un 100% para el transporte en general.

Muy a pesar de ser nosotros importadores netos de energéticos, y de ser unos de los países más vulnerables por el cambio climático, así como compartir la isla con otro que es mucho más vulnerables que nosotros, se persiste en el uso de combustible fósil.

Antes de las reformas del sector eléctrico dominicano en 1999, donde una parte del sector pasó a manos privadas, para la generación eléctrica se usaba alrededor del 86% de combustibles fósiles, principalmente aceite, y un 14% de agua servida por las presas.

como se puede observar, en el gráfico que hemos extraído del observatorio eléctrico dominicano, las cosas continúan igual o peor, debido a la alta proporción de energía fósil que usamos hoy, donde el carbón mineral incrementó su participación a un 15% , y esto será peor, pues la generación por este combustible seguirá creciendo debido, a los 720 megas que se están instalando en Punta Catalina, proyecto este que es altamente cuestionado, debido a los indicios que hay de sobrevaluzción y corrupción.

Participación porcentual de cada combustible para abastecer la demanda de energía en la semana del 24 al 30 de agosto del 2015

Esta gráfica describe la participación porcentual de cada combustible para abastecer la demanda de energía en la semana del 24 al 30 de agosto de 2015, el valor de demanda abastecida para esta semana ascendió a unos  312,433.82 MWh.

El combustible con el que mas energía se generó fue el fuel #6 aportando energía para generar unos 131,770.77 MWh, seguido por el gas natural el cual contribuyó para generar unos 89,351.97 MWh, de su lado el carbón participó para generar unos 48,218.80 MWh, seguido del fuel #2 que de su lado proporcionó energía para abastecer unos 25,252.38 MWh, el agua brindó energía para generar unos 13,152.45 MWh y finalmente el viento aportó energía para abastecer unos 4,667.25 MWh.

La capacidad de generación instalada en el país, según informa la Oficina Nacional de Estadisticas, a diciembre del 2016 era 3,767.6 megavatios, mientras que, la demanda rondaba los 2,575.07 megavatios, información servida por la CDEEE, lo que implica que el problema no es de generación, sino que es de perdidas técnicas y por robo de la electricidad, así como la súper abundante nomina de empleados que tienen las instituciones del sector eléctrico nacional.

Las perdidas técnicas y no técnicas, anda por alrededor de un 35%, siendo de las más altas en todo el área de Latinoamérica. Si a esta situación, les unimos la nomina supernumeraria de las instituciones que tienen que ver con el sector energético, los sobrecostos de los materiales y equipos que se compran para el sector, así como los subsidios por los contratos y acuerdos amañados, podremos observar fácilmente, el porqué tenemos una de la energía más cara y mala de todo el área, lo cual le resta competitividad a las empresas.

El transporte, es el otro componente del sistema energético dominicano, se encuentra conformado por tres áreas que son: marítimo, aéreo y terrestre, siendo altamente consumidor de combustibles fósiles, y por ende dentro del sector es el más contaminante.

El transporte terrestre es un caos, somos el segundo país en el mundo que más muertes y politraumatizados, producimos por accidentes de tránsitos, debido a la inobservancia de ley, tenemos una gran cantidad de instituciones para controlar el transito terrestre, pero ninguna hace nada.

Los mal llamados sindicatos de transporte terrestre, han impuestos sus normas y reglas, monopolizando el transporte haciéndolo uno de los más costosos y contaminantes. Esta situación le resta competitividad a las empresas, pues cundo se saca el costo de transporte interno y se compara con los demás de toda el área el nuestro es de los más costosos.

Como decíamos anteriormente, el transporte en sentido general usa combustibles fósiles, y los decimos, porque, aunque existe el metro que, transporta alrededor del 2% de los pasajeros del gran Santo Domingo, y es eléctrico, este se carga con energía producida a partir de combustibles fósiles.

Es una pena que nosotros, nos demos pasos para diversificar nuestra matriz energética, para depender cada día menos de combustibles fósiles, por dos razones valederas que son:

1) Somos de las naciones más afectadas, por el cambio climático, y por lo tanto debemos de ir produciendo y consumiendo cada vez más energía renovable, para así producir menos gases de efectos invernadero.

2) Como nación, al depender de las importaciones de energéticos, cuando los precios se disparan en el mercado internacional, nos creas una situación difícil en el país, con la última crisis del petróleo que se disparó el precio por encima de los 100 dólares el barril, tuvimos que destinar más del 60% de todas nuestras exportaciones para cubrir solamente las importaciones de combustibles

En gran medida al tener un sector energético tan deficiente, que nos hace poco competitivo hacia el exterior, cuando nos comparamos con las demás empresas regionales, las empresas para poder competir lo que hacen es pagar sueldos miseros a nuestros trabajadores, lo que hace a su vez que la demanda efectiva interna caiga.

Esto explica el porqué a pesar de la economía crecer, esto no impacta en la mejoría económica de la población en sentido general, haciéndonos unos de los países más inequitativos que existen, y esto también explica el porqué la productividad laboral crece y, los promedios de los salarios reales por hora hombre decrecen ampliamente.

Esta situación tiene que ver con el alto nivel de informalidad que existe en nuestra economía, debido a que los salarios que se pagan, son de hambre, de esa manera nunca alcanzaremos el desarrollo, por lo tanto, para poder competir con eficiencia, necesitamos 9 cosas esenciales, para reducir los costos energéticos, y son:

1) Ampliación del uso de las energías renovables en todas su extensión

2) Reducir las perdidas técnicas y no técnicas a un 12%

3) Limpieza de los embalses de presas y represas, para poder tener mayor almacenamiento de agua

4) Uso de la energía eólica para rebombear el agua a las presas y así tener una mayor disponibilidad de agua para generar en tiempo de sequía

5) Uso eficiente del biogas a partir de los desechos urbanos

6)Usos de las energías renovables para mover el metro, y dotar de guguas eléctricas al transporte público urbano que, sean cargadas también con energías renovables

7) Revisar los contratos eléctricos, y auditar los proyectos nuevos como el de Punta Catilina, por una firma internacional que, no tenga compromisos, con la empresa que ejecuta el proyecto.

8) Reducir la burocracia estatal en el sector, haciéndolo más eficientes

9) Con las universidades desarrollar la investigación en nuevas fuentes de energías como la de hidrógeno que aun no están altamente desarrolladas

10) Organizar eficientemente el transporte terrestre, eliminando los monopolios y sacando de circulación aquellos que más contaminan y menos eficientes.

Anuncios