Muchos técnicos y políticos hacen énfasis en el crecimiento económico, pero este por si solo, no es lo esencial para que exista un desarrollo social y económico que, impacte positivamente en el desarrollo humano de las personas; de hecho nuestro país ha venido creciendo a tasas espectaculares desde hace muchos años, y sin embargo es una de las naciones más desiguales que existen.

Por lo tanto, esto implica que, el crecimiento solamente, no debe de ser el norte para un país desarrollarse en términos económicos y sociales. Para lograrlo, se necesitan de transformaciones estructurales profundas que, permitan una justa distribución del ingreso, un mayor y mejor gasto social, una lucha frontal contra la corrupción administrativa, así como un gasto estatal de calidad.

Cuando hacemos un análisis retrospectivo de la economía dominicana, podemos ver que, los sectores que más han crecido, son aquellos que usan mano de obra menos calificada, por lo tanto los niveles salariales son muy bajos, y esto es un problema grave para hacer una sociedad más inclusiva.

Alrededor del 85% de la población económicamente activa que tiene un trabajo formal, gana menos de 15 mil pesos mensuales, menos de 325 dólares mensuales, a la tasa de hoy, cuando la canasta básica en promedio está por encima de los 27mil pesos al mes que si lo expresamos en dólares serían uno 586 dólares.

Con este nivel de salario tan bajo, la demanda interna es muy pobre, por lo tanto gran parte de la producción debe de destinarse hacia la exportación, pero tenemos un grave problema, y es que la productividad empresarial nuestra es muy baja, debido entre otras cosas a que, tenemos una energía cara y mala, así como un monopolio en transporte, lo cual hacen subir los costes de producción a las empresas, y no les permiten competir con las empresas del área.

Algo que nos arroja más luz en esté análisis, es estudiar el cuadro preparado por la OIT-SIALC, con datos oficiales que, presenta una serie histórica del 2000 al 2010, teniendo el dos mil como año base, vemos que mientras la productividad laboral crece sostenidamente, teniendo una pequeña caída en la crisis del 2004 para continuar creciendo, el salario real se deteriora profundamente y cada año que pasa la brecha que separa la productividad laboral con el salario real es más amplia.

Esto nos muestra claramente que, la competitividad del empresario dominicano, no viene por altas inversiones en tecnología, sino por la sobre explotación de la mano de obra, a la que se le paga salarios de miseria, y eso a muchos técnicos y políticos que analizan la economía, no le interesa ver.

 

crecimientolaboral

Otro grave problema que tiene la economía dominicana, es el crecimiento violento del endeudamiento tanto privado como publico, pero por acá nos vamos a centrar en el endeudamiento publico. La deuda externa a diciembre del año 2000 era de 3,682.12 millones de dólares, donde a noviembre de este año era 17,326.7 millones de dólares, esto es la externa, y la total incluyendo a la deuda interna fue de 26,558.0 millones de dólares.

Como se puede ver claramente que, el incremento del nivel de endeudamiento estatal, ha sido mucho más grande que la tasa de crecimiento del PBI, aquí se ve  que, cada día debemos de tomar más dinero prestado, no solamente para invertirlos en obras de infraestructura, sino para pagar intereses y hacer amortizaciones de capital, si a esto no se le busca una solución a corto plazo, frenando el gasto improductivo estatal, y reduciendo la evasión y elusión fiscal, vamos derecho a una crisis de deuda, debido a que al estado se les hará difícil el pago en estas condiciones.

 

Anuncios