La madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la República y el remedio de sus males, es sobre todo lo demás, la propagación de la cultura”.

José Martí (1853-1895)

El pueblo dominicano recibió por estos días a uno de los intelectuales y académicos más prestigiosos del continente americano. Fiel martiano. Defensor intransigente de la Revolución cubana liderada por Fidel Castro Ruz y continuada gallardamente por su hermano Raúl. Amante y trabajador incansable del patrimonio cubano. Voraz lector y escritor de alto vuelo; amigo incondicional. Me refiero por si el titulo no lo ha distraído, amable lector, al doctor Eusebio Leal Spengler (1942).

Eusebio Leal Spengler es el Historiador de la Ciudad de La Habana, la capital cubana, labor a la que se ha entregado por décadas en cuerpo y alma. Muchas son las dependencias que están bajo sus desvelos en esta ciudad de sus amores y responsabilidades. A la par con ello, lleva sobre sus hombros otras tareas no menos importantes: Diputado a la Asamblea Nacional de Cuba, presidente de la Comisión de Monumentos de la Ciudad de La Habana, profesor de la Universidad de La Habana, entre otras muchas ocupaciones más, tanto académicas como políticas y culturales.

Durante su visita al país a raíz de la conmemoración del 120 Aniversario de la firma del Manifiesto de Montecristi entre Gómez y Martí, Eusebio Leal recibió del pueblo dominicano que le quiere y admira, testimonios de singular aprecio, admiración y respeto por sus indiscutidos méritos que lo hacen ser un fiel exponente del pensamiento de Martí, el Héroe Nacional de Cuba y de Fidel el esclarecido y vertical revolucionario, ejemplo para toda Latinoamérica y el mundo por su valentía, honestidad, principios y eticidad en la política.

Eusebio Leal Spengler fue investido con el título de Doctor Honoris Causa el pasado día 22 de marzo por la más vieja alta casa de estudios del Nuevo Mundo, la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde en la ocasión dio sabias muestras de sus conocimientos ilimitados y proverbial oratoria.

El Senado de la República también le honró en su visita, lo mismo que la Academia Dominicana de la Historia que le acogió como Miembro, y todo el pueblo montecristeño.

Eusebio Leal Spengler es un digno representante no sólo de Cuba, sino de toda Latinoamérica, que le respeta y admira por su talento, humildad, y sobre todo, por su dedicación, empeño y sacrificio por hacer cada día más de la Revolución cubana un ejemplo y orgullo para nosotros.

¡Enhorabuena, ilustre amigo. Digno ejemplo de Céspedes, Martí, Gómez, Maceo y de todos los revolucionarios del mundo!

¡Tu ejemplo vive y vivirá por los siglos de los siglos!

Hasta la victoria siempre…!

El autor es escritor e historiador dominicano.

La Vega, República Dominicana.

3 de abril del 2015.

Anuncios