Por :Embajador Oscar Laborde
Frente Transversal Argentina
El 9 de abril de 1948 es recordado en la memoria de los pueblos latinoamericanos como el Bogotazo, el levantamiento popular que siguió al asesinato del líder colombiano Jorge Eliecer Gaitán.
A 67 años del bogotazo

El 9 de abril de 1948 es recordado en la memoria de los pueblos latinoamericanos como el Bogotazo, el levantamiento popular que siguió al asesinato del líder colombiano Jorge Eliecer Gaitán.
Estos dos acontecimientos ocurrieron en un contexto internacional y en nuestro continente en particular, que determinaría el curso de los años y sucesos por venir.
La Guerra Fría comenzaba a desarrollarse y en ese marco, Estados Unidos impulsaba su avanzada contra el comunismo y planteaba en la IX Conferencia Panamericana que se estaba desarrollando en Bogotá, en esos momentos, un acuerdo entre todos los países intervinientes para formalizar una declaración y acciones, al respecto.
Jorge Gaitán había conseguido aglutinar todas las líneas internas del Partido Liberal, luego de la experiencia de 1946, donde las divisiones en el mismo permitieron que el Partido Conservador triunfara en las elecciones presidenciales; sin embargo ya en las legislativas de marzo del ’47, el “gaitanismo” se alzaba con el triunfo.
El gobierno presidido por Mariano Ospina Pérez comienza una feroz represión contra distintas expresiones sociales y políticas en todo el territorio colombiano, lo que produce primero, fuertes declaraciones de Gaitán rechazando la violencia estatal, convocando en febrero de 1948 a una manifestación que congregó a 100 mil personas en la denominada “Marcha del Silencio” y finalmente, pidiendo la renuncia de todos los ministros de su partido que integraban el Gobierno de Unidad Nacional forjado dos años atrás, en virtud a no recibir ningún tipo de respuesta positiva a sus reclamos por parte de la Presidencia del país.
El otro dato político es que mientras funcionaba la Conferencia Panamericana , se venía organizando –en contraposición– un Congreso Latinoamericano de Estudiantes, con delegaciones mayoritarias de México, Venezuela, Cuba, Costa Rica y Panamá y en donde las crónicas señalan la presencia de Fidel Castro y un apoyo logístico del gobierno encabezado por Juan Domingo Perón para su realización.
Pocos eventos han concentrado tantos elementos que luego serían determinantes en el escenario político de la región.
Después de la Conferencia Panamericana se constituyó la OEA que terminó siendo absolutamente funcional a los intereses norteamericanos.
Las enseñanzas que dejó la muerte de Gaitán, el Bogotazo y experiencias similares en otras naciones donde la población y sus organizaciones fueron salvajemente reprimidas, y arreciaron los golpes de Estado, fueron cimentando la concepción de que la única forma de revertir la situación era por la vía armada. Surgieron, así, distintas expresiones en ese sentido, que en el caso colombiano dieron origen a las FARC.
Vale entonces repensar y valorizar aquel 9 de abril del ’48 como una fecha bisagra para la lucha por la independencia de los pueblos al sur del Río Grande.

Anuncios