Sólo el pueblo organizado y en lucha conquista sus derechos. El compañero Hugo Chirico se encuentra en huelga de hambre exigiendo se haga justicia para los obreros de ACEPAR, tras más de 20 años de digna lucha en reclamo de sus derechos. Sumá tu voz a esta lucha para que el gobierno paraguayo haga justicia y los obreros conquisten sus derechos.

Desde el pasado 16 de mayo Hugo Ernesto González Chirico, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Acepar – SITRAC, Presidente de la Cooperativa de Trabajadores de Acepar – COOTRAPAR LTDA., y director de la radio comunitaria Sagrado Corazón de Jesús FM, se declara en HUELGA DE HAMBRE de forma indefinida, en defensa de los derechos de la clase trabajadora de Acepar S.A. y en repudio a las maniobras orquestadas por la clase política de turno junto con pseudo empresarios que han atropellado los derechos humanos, han violado normas jurídicas y han denigrado al trabajador de Acepar S.A.

En el año 1991 el gobierno paraguayo inició una serie de privatizaciones de empresas nacionales, Aceros del Paraguay sería una de ellas. Este modelo convencional de privatización generaría más que cualquier otra cosa desempleo masivo, exclusión social, atropellos a los derechos del trabajador; por lo que los obreros plantean una reforma económica revolucionaria con criterio social: aquí comienza la lucha de los obreros de Acepar. Los objetivos fundamentales de esta lucha dentro del escenario de la privatización eran en primer lugar mantener los puestos de trabajo de los obreros, lo que deriva en una privatización con costo social cero.

Es así que en Agosto de 1993 los obreros de Acepar socios del SITRAC comunican al parlamento y al directorio de Acepar su decisión de comprar Acepar, ejerciendo la Opción Preferencial de Compra (Art. 111 de la CN). Por primera vez en la historia de la República del Paraguay un grupo de trabajadores decide ser dueño de la empresa en la que trabaja: convertirse en obrero-empresario.
En lo que duraron los años 1993 y 1994 se sucedieron asambleas, enfrentamientos, manifestaciones diversas de los obreros socios del SITRAC para lograr este objetivo, fue un camino lleno de obstáculos, mentiras, traiciones, cizañas, que duran hasta hoy día.
El 17 de junio de 1996 se constituye formalmente la Cooperativa de Trabajadores de Acepar S.A.– COOTRAPAR LTDA., logrando el ropaje jurídico que necesitaban los trabajadores.

El 14 de julio de 1997 se forma el Consorcio Siderúrgico Paraguayo – COSIPAR conformado por la empresa Cerro Lorito y la COOTRAPAR LTDA. para dar cumplimiento a lo establecido en la Ley 1037/97. El 10 de noviembre de ese mismo año el Estado Paraguayo traspasa a esta sociedad las acciones de la fábrica; quedando el 66,66% a la empresa Cerro Lorito y el 33,33% a la COOTRAPAR LTDA.

La empresa Cerro Lorito que en principio estuvo en manos de empresarios paraguayos, actualmente está en manos de empresarios argentinos que en contubernio con los gobiernos de turno no cesan en su empeño de despojar a los obreros de sus acciones; tal es así que en al año 2004 los miembros del directorio de COOTRAPAR LTDA. fueron despedidos de sus puestos de trabajo sin causa justificada, como medida de represalia ante la resistencia.

Las violaciones a los derechos del obrero, tales como condiciones de trabajo totalmente insalubres, la falta de inversión en maquinarias, el vaciamiento sistemático de la empresa, los severos daños ambientales ocasionados y no mitigados por los empresarios, y sobre todo el robo de más de 50 millones de dólares por parte del empresario Sergio Taselli a los obreros accionistas llevaron a éstos en noviembre de 2009 a exigir al gobierno la no aceptación del pago de la última cuota de la privatización por parte de los accionistas mayoritarios; y en abril de 2010 a la decisión de salir a una huelga general, medida que fue declarada ilegal en ese mismo año, orquestaciones político-mafiosas de por medio, por el juez Tadeo Zarratea de la Corte Suprema de Justicia.

El empresario Sergio Taselli con antecedentes internacionales nefastos ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por la COOTRAPAR LTDA., denuncias que están pretendiendo ser blanqueadas con el silencio cómplice de las autoridades y con una falsa intervención a la siderúrgica a finales del año 2013.
Hace 4 años que 350 obreros dueños del 33,33% de las acciones de su fábrica han sido despojados de sus puestos de trabajo, han sido reprimidos violentamente por las “fuerzas del orden” cuando salieron a las calles a reclamar sus derechos, han sido llevados presos, han sido procesados, han sido criminalizados y estigmatizados por los gobiernos de turno y por la prensa comercial.

La COOTRAPAR LTDA. ubicada en Villa Hayes, Chaco Paraguayo, sólo ha generado beneficios a la ciudadanía ya que en ella funcionan escuelas de danza, taekwondo, futbol, música y periodismo. Cuenta con una radio comunitaria al servicio de todos, en la que los ciudadanos expresan sus inquietudes, realizan actividades solidarias y ha sido también una herramienta fundamental en la lucha del obrero de Acepar. Además la COOTRAPAR LTDA. ha adquirido 9700 m2 de bosque virgen que linda con el edificio para mitigar el impacto ambiental generado por la siderúrgica distante a metros del lugar.

Este modelo revolucionario contra la pobreza molesta a la clase dominante en el Paraguay y quieren pulverizarlo. Es por ello que la HUELGA DE HAMBRE del compañero Hugo González Chirico exige:

1. Se restituya plenamente todos los derechos laborales conculcados por el Estado Paraguayo.
2. Resarcimiento moral y económico a las víctimas de Acepar S.A. desde el año 2001 hasta la fecha.
3. Respeto a la Propiedad Privada de los obreros pequeños inversionistas.
4. Investigación y castigo a los responsables de los delitos ecológicos cometidos por Acepar.
5. Investigación y castigo a los responsables del vaciamiento de Acepar.
6. Se respeta la Sentencia Judicial de la Corte Suprema de Justicia por la cual se aprueba la vigencia del Convenio de Contrato Colectivo de Trabajo SITRAC – Acepar del año 1995, y las Resoluciones Judiciales que están firmes y ejecutoriadas, que determinan la validez y vigencia del CCCT.
7. El cese de la persecución laboral y sindical que se vive en Acepar.
8. Que el Ministerio del Trabajo cumpla y haga cumplir la ley laboral aplicando las sanciones que sean necesarias para proteger a la clase obrera.
9. Restablecimiento de los puestos de trabajo en Acepar.
10. Cese de las prácticas desleales de parte de la empresa.
11. Cumplimiento del Acta de Acuerdo firmada entre la empresa Acepar y el SITRAC en el mes de marzo de 2001 cuya validez y vigencia también fue ratificada judicialmente.
12. Que la empresa honre los créditos judicialmente establecidos tanto a favor del SITRAC como de los obreros de Acepar.
13. Que la justicia, a través de la fiscalía y los jueces, deje de criminalizar la lucha social.
14. Que haya seguridad jurídica real en el país.

En Acepar se ha instalado la corrupción, y los obreros que han sido perseguidos, explotados, vilipendiados, estafados por más de 50 millones de dólares, dijeron ya no más, y con la postura de siempre, la de no ser cómplices de los corruptos, continúan su lucha hasta que se haga justicia.

 

¡Viva la lucha de las y los obreros de ACEPAR!

¡Abajo la patronal y los violadores de los derechos laborales!

¡Viva la huelga de hambre del compañero Chirico!

¡Viva el Paraguay! ¡Venceremos!

 
Anuncios