Latindadd frente a la renegociación entre la República de Argentina y El Club de París:

A principios de siglo, en un escenario de grave crisis económica, Argentina rechazó las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional (FMI) y las de sus acreedores externos. Por el contrario, eligió no pagar buena parte de su “deuda” a fin de priorizar la vida de sus ciudadanos y avanzar hacia un proceso de crecimiento autónomo, sin caer en la recesión crónica que producen las políticas de ajuste y los calendarios de pagos impuestos desde fuera.
 
Esa decisión soberana le costó castigos internacionales, ataques especulativos de fondos buitres y restricciones de financiamiento durante todos estos años. Sin embargo, la política adoptada le permitió al mismo tiempo crecer a tasas elevadas, acumular reservas y superávits, subir salarios, crear empleo y hasta formar parte del G-20. Ya en el 2005, logró incluso pagar toda la deuda que tenía con el FMI al contado, expulsando al organismo de sus cuentas nacionales.
 
A partir del 2006 también quiso pagar el total de sus acreencias con los países del Club de París, teniendo como respuesta la negativa de este foro. Eso mismo trató de hacer los años siguientes hasta el 2012 con igual resultado.
 
Sin embargo, hace pocos días la Argentina ha logrado un acuerdo con esos países, lo que facilita nuevos flujos de financiamiento en un contexto de deterioro de los precios de los commodities, porque se pondrá fin al default en el que se encontraba desde hace más de una década con el Club de Paris.
 
En esa negociación el gobierno argentino logró que el FMI no participe imponiendo sus conocidas condicionalidades de política monetaria y fiscal. Además, a pesar de no recibir una quita sobre el monto adeudado (capital e intereses) obtuvo mejores plazos y tasas que las que el Club de París otorga a sus demás deudores, y con las que comenzó la negociación, hace casi una década. De igual modo, Argentina condicionó prepagos a cambio de recibir un mayor caudal de inversiones y a poder acceder al financiamiento internacional para mejorar su infraestructura social y económica.
 
Por ello, desde Latindadd acompañamos este acuerdo que demuestra que es posible que un país latinoamericano tome decisiones soberanas frente al establishment financiero internacional en momentos cruciales y económicamente apremiantes, como no pagar la deuda y retomar negociaciones de los compromisos internacionales sólo cuando exista una mejor situación social y económica.
   
No obstante, los intereses -luego de trece años de no pago de la deuda argentina con los países miembros del Club de París- elevaron la deuda original en gran medida. Así, la usura de los países ricos del norte erosionó la capacidad de negociación del gobierno argentino, que terminó acordando el monto de deuda asumiendo los intereses punitivos del default.
 
Este abuso nos invita a seguir luchando por un sistema de arbitraje internacional de la deuda, un código financiero para estos casos y, sobre todo, la realización de auditorías periódicas de todas las deudas para repudiar las que resulten ilegítimas, sobre todo aquéllas contratadas por dictaduras, como lo es gran parte de la deuda renegociada con el Club de París.
 
Reconocemos la fortaleza política de Argentina para no aceptar la imposición del FMI como mediador, y sentar a los representantes del Club de París para resolver el default. Sin embargo, hubiera sido mucho mejor asumir esta renegociación luego de una auditoría integral a fin de no dejar impune a las oligarquías político-financieras mundiales que se enriquecen con deuda e intereses ilegítimos a costa de nuestros países. Las deudas corruptas, odiosas e ilegítimas deben ser judicializadas y esa es una tarea pendiente en este caso.
 
Asimismo, la renegociación realizada abre las puertas para que Argentina obtenga nuevo financiamiento en mercados internacionales, nuevos créditos bilaterales, multilaterales, etc. Por ello, Latindadd hace un llamado al gobierno argentino para que ese nuevo endeudamiento se desarrolle en un marco de financiamiento responsable, soberano y democrático.
 
El camino hacia sociedades más justas, más igualitarias y más soberanas es conocer la verdadera historia detrás de los problemas que apremian el bienestar de los pueblos. Latindadd, parte del movimiento social continental, levanta las banderas de lucha e igualdad para construir una nueva arquitectura financiera regional e internacional que respete los derechos de los pueblos y de las nuevas generaciones.
 
América Latina, junio del 2014
 
Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (LATINDADD)

Tomada de America Latina en Movimiento 
http://alainet.org/active/74385&lang=es

Anuncios