Hoy se cumplen 50 años del fusilamiento en Las Manaclas de Manolo Tavárez y sus compañeros guerrilleros que se habían alzado en armas para lograr la reposición del gobierno constitucional del profesor Juan Bosch que había sido derrocado pocos meses antes, el 25 de septiembre de 1963.
A Manolo y sus compañeros se les prometió respetarles la vida si se rendían. Se rindieron pero una vez apresados fueron salvajemente ultimados. El Estado dominicano y los responsables directos del asesinato fueron sometidos ayer a la acción de la Justicia por Minou y Manuel Enrique Tavárez Mirabal, hijos del líder del Movimiento 14 de Junio y héroe nacional, junto a ocho fundaciones que integran la Federación de Fundaciones Patrióticas.
El crimen de Manolo Tavárez y sus compañeros no prescribe, por ser crimen de guerra.
La decisión de someter a los asesinos, aún a 50 años del cobarde hecho, es correcta. No podemos seguir viviendo en una situación de impunidad que le sigue costando tanto dolor y sufrimientos al pueblo dominicano.
Al respaldar el sometimiento reitero mi apoyo a la constitución de una Comisión de la Verdad que nos permita saldar cuentas con nuestro propio pasado.
Los torturadores, asesinos y desfalcadores de nuestro pueblo no pueden seguir siendo referencia como lo pretende una decisión tomada en días pasados que avergüenza a las Fuerzas Armadas dominicanas.

Anuncios