Los peledeistas  que desde la oposición en las décadas de los setentas hasta los noventas, daban cátedra de lo que había que hacer con el sector energético, llegando a decir en esa oportunidad que si le entregaban la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE)  en quince días resolverían el problema energético, y que el inconveniente que presentaba la CDE, era debido a la incapacidad de los que nos gobernaban en ese tiempo  para resolverlo. Para sorpresa de ellos el pueblo no les dios 15 días, sino les has dados 13 años, y en ese tema se han quemado con muy mala nota.

Lo primero que hicieron al llegar al poder en 1996, fue hacer un proceso de capitalización, le pusieron ese nombre a la privatización para dorar la píldora, y no decir la realidad, pues siempre se vendieron como un partido de liberación nacional; que luchaban por los mejores intereses del pueblo dominicano,  y en contra del neoliberalismo,  pero ya ven desde el poder se han quitado la máscara. Este proceso fue un puro tollo y en vez de resolver el problema lo que ha hecho es enredarlo aun más.

Se le ha entregado el sector energético a al sector privado, y los subsidios que se pretendían eliminar, que eran mínimos si se comparan con los de hoy son monstruosos. Con lo que se le ha entregado al sector privado como subsidio; pudo haberse hecho un cambio de matriz energética, y haber renovado todas las redes con todos sus bancos de transformadores, y hoy tuviésemos una energía más barata y sin apagones .

La  antigua CDE  fue dividida en 7 unidades de negocios, originalmente 3 de distribución llamadas Edeeste, Edenorte, Edesur, 3 unidades de Generación de las cuales existían 2 térmicas que eran llamadas Itabo y Haina y una Hidroeléctrica, y por ultimo una Unidad de Negocio de Transmisión, mediante esta modalidad la CDE paso a ser un Holding de Empresa Eléctrica.

Fue un grave error ir a un proceso de capitalización del sector energético,  y mucho menos sin un marco jurídico que la normara, cuando en todos los países que se ha dado la capitalización de este sector, lo primero que se hace es establecer el marco jurídico, para después crear un ente regulatorio. Este proceso trajo consigo también la atomización del sector energético, dividiéndolo en varias aéreas y contratos altamente lesivos para el interés nacional.

En el 2001 el gobierno de Hipólito Mejía, pasa al control del Estado a Edenorte y Edesur y en el gobierno de Leonel Fernández pasan a Edeeste, creándose un monopolio estatal en la comercialización. Esto se hace después que estas empresas privadas venían acumulando grandes pérdidas, pasándole al estado el hueso y el capital quedándose con la masa.

Cuando se decide el proceso de capitalización,  el país venia presentando déficit por perdida técnica y no técnica, supuestamente para resolver estas distorsiones en el sistema energético fue que se llego a la capitalización; pero la medicina ha sido peor que la enfermedad,

 Si la capitalización de los neoliberales de nuevo cuño fue un cataclismo para el país, lo que piensan hacer ahora en el sistema energético con las plantas a carbón será peor,  aunque estas  presentan costos de generación más bajos, las externalidades negativas debido al alto nivel de contaminación que generan las hacen inviables.  Cuando se sumen los costos de salud y de remediación ambiental, estos se incrementaran grandemente, superando a los de cualquier otro tipo de generación por caros que estos sean.

Países como: China, los Estados Unidos y la Unión Europea, han decido sustituir de  su matriz energética la generación a carbón; debido a los altos niveles de contaminación  de esta y el grave daño a la salud que este tipo de combustible produce.

No se explica cómo el gobierno dominicano, que ha firmado  convenios internacionales para la reducción de la huella de carbono, y que tiene como meta traer 10 millones de turistas al país, decida invertir en plantas a carbón.  Esto afectaría grandemente al turismo, pero también  haría subir la huella de carbonos de nuestro país; esto se hace a pesar de que organismos como el Banco Mundial se niegan a financiar este tipo de proyecto, y  recomiendan que se invierta en generación a gas natural que es menos contaminante que el carbón.

En vez de ir dando tumbo en perjuicio del pueblo dominicano, como han hechos los Peledistas desde el poder, sobre todo en el tema energético; los que nos gobiernan, debieran aprender de Nicaragua, que ha aprovechado al máximo a PETROCARIBE para hacer cambio en su matriz energética, haciéndola más sustentable  y amigable al medioambiente, y no tomar esos recursos para el pago de subsidio eléctrico que en nada resuelven el problema.

 Hasta agosto de este año, en Nicaragua el 52% del consumo energético se obtienes por generación a base de energía renovable, según datos del Ministerio de Energía y Mina de esa hermana nación. Esto quiere decir que si el año entrante La hermana Republica Bolivariana de Venezuela eliminara las ventajas que por medio del pacto energético de PETROCARIBE les da a nuestros pueblos, los nicaragüenses podrán afrontar esa situación en muchas mejores condiciones que nosotros.

De la hermana Republica Bolivariana de Venezuela suspender el pacto energético de PETROCARIBE este año entrante, nuestro país se va a ver muy mal,  con mayores apagones  y profundizando la crisis económica de nuestro país. Para una mayor comprensión del caso nuestro país consumió el 2012 el 52.95% de las exportaciones totales, en las importaciones de combustibles, y esto fue mayor en el 2008 con la crisis energética que vivió el mundo pues ahí se debió destinar el 62.86% de los recursos obtenidos por las exportaciones totales a la importación de combustible

Esta situación, plantea que el país se debe de abocar urgentemente a tratar de resolver el problema energético, no por la vía de plantas a carbón, como piensan los sabios del PLD, para no complicar aún más la cosa;  si no por medio de revisar esos contratos leoninos firmados con el sector privado, invirtiendo más en energía renovable, limpiando los embalses y contra embalses de las presas, para así aumentar la capacidad de generación de estas, e ir a plantas de generación con gas natural que son menos contaminantes.

 

Anuncios